Rumiación

“El pensar bien no le interesa solamente a los filósofos, sino a las personas más sencillas”.

– Jaime Luciano Balmes –

significado-de-rumiacion

 

El concepto hace referencia al hecho de ir y volver, una y otra vez sobre ciertos pensamientos, a menudo sobre algo que no tiene clara resolución y que a pesar de ello, la persona no puede evitar el seguir anclado en dichos pensamientos. Es como dar vueltas en círculos, como entrar en un laberinto al que no le vemos salida. En la rumiación, “el pensamiento es un elemento real o imaginario que nos produce estrés y malestar y al luchar por suprimirlo, se observa un fenómeno rebote, y el pensamiento aparece cada vez más”.

Este fenómeno psicológico está dentro de la categoría de los trastornos obsesivo-compulsivos, aunque en este caso son sólo pensamientos y la persona no siente la urgencia de hacer algo, físico o mental, para reducir el impacto negativo de los pensamientos que se le “meten a la cabeza”; en otras palabras, las personas no presentan compulsiones manifiestas, es decir, no hacen o piensan cosas específicas para reducir el malestar de las obsesiones.  Se suele decir que sufren de “obsesiones puras”.

Hace décadas se pensaba que estos casos eran poco frecuentes, pero estudios recientes muestran que podrían ascender al 30-60% de los casos totales del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Contacto psic lucy roldan

El contenido de las rumiaciones suele ser diferente de los pensamientos recurrentes de carácter negativo que acompañan a los estados depresivos; en estos últimos el contenido está relacionado con lo que se está viviendo, sobre uno mismo o sobre el entorno. Ambos casos tienen en común el que no persiguen el objetivo de solucionar un problema y que a medida que se dan, aumentan el estado de malestar. También se parecen las rumiaciones a las preocupaciones; la diferencia está en que “la rumiación está centrada en eventos presentes o del pasado, mientras que la preocupación está orientada hacia amenazas potenciales futuras”.

En el tratamiento de las rumiaciones obsesivas, como en la mayoría de los problemas emocionales,  es muy importante que se produzca una buena conexión entre terapeuta y paciente. Uno de los objetivos es que la persona pueda dejar de hacer todas las evitaciones que refuerzan el problema; se diseñan experimentos conductuales y cognitivos que le van ayudando a dar un nuevo significado a los pensamientos intrusivos que tiene, a romper estos círculos viciosos del pensamiento.

“A menos pensamiento, pensamiento más tiránico y absorbente”.
- Miguel de Unamuno -

La observación al igual que la experimentación, forman parte del método científico y permiten realizar la verificación empírica de los fenómenos, así como lanzar hipótesis y verificarlas.  Se deben realizar de forma objetiva, sin que las opiniones, los sentimientos y las emociones intervengan. Para tratar de reducir al mínimo el riesgo de los sesgos, la subjetividad, lo ideal sería contrastar los datos con otros observadores que tengan diferentes puntos de vista. Aquí aplica el dicho popular de “más ven cuatro ojos que dos”.

relfexion-sobre-rumiacion

Lucy Roldán Palacio
Psicóloga, M. D.

Compártelo y déjenme sus comentarios...

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido.