Observación

“La observación atenta y consciente es el elemento que alimenta el árbol del conocimiento, la compasión y el amor”.

– Thich Nhat Hanh –

observar

 

La observación es el punto de partida para la comprensión de cualquier fenómeno de la realidad; es un proceso que concentra la atención del observador sobre un suceso, un hecho o un objeto, con el propósito de descubrir sus características o su desarrollo. Al examinar con esmero, se obtiene información que de otra manera, pasara desapercibida.

Existen dos tipos de observación: la pura o cotidiana, que la hacemos sin un objetivo previo y que nos permite describir un hecho tal y como ocurre naturalmente, sin hacer ninguna modificación o interpretación; y la observación profesional, que es intencionada, voluntaria, estructurada y sistemática, e intenta no sólo describir, sino también analizar e interpretar lo observado. En cualquier caso, el resultado de la observación dependerá de los ojos de quien observa.

“Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás. Si quieres comprender a los demás, mira en tu propio corazón”.
- Johann Christoph Friedrich von Schiller -

Si nos situamos en el punto de vista del observador, se presentan sesgos inevitables ya que tenemos limitaciones perceptivas; es decir, desde el mismo momento en el que seleccionamos lo que vamos a observar, estamos sesgando la información, por cómo vemos, a qué atendemos, y en qué centramos nuestros sentidos. Los prejuicios, la situación del observador o el grado de participación en la situación, pueden afectar la  información obtenida.

Desde la perspectiva de quién es observado, vale la pena señalar efectos en la pérdida de naturalidad y a veces, hasta cierto riesgo de intimidación. Puede agregarse la autoobservación, para disminuir esta tendencia a reaccionar así cuando se está en la mira.

Contacto psic lucy roldan

La observación al igual que la experimentación, forman parte del método científico y permiten realizar la verificación empírica de los fenómenos, así como lanzar hipótesis y verificarlas.  Se deben realizar de forma objetiva, sin que las opiniones, los sentimientos y las emociones intervengan. Para tratar de reducir al mínimo el riesgo de los sesgos, la subjetividad, lo ideal sería contrastar los datos con otros observadores que tengan diferentes puntos de vista. Aquí aplica el dicho popular de “más ven cuatro ojos que dos”.

frase observacion

Lucy Roldán Palacio
Psicóloga, M. D.

Compártelo y déjenme sus comentarios...

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido.