Debatir

“Una discusión es un laberinto en el que la verdad se pierde siempre”. (Séneca)

Muchos factores contribuyen para que haya una convivencia armónica entre los seres humanos. Podría empezar a citar y encontraría seguramente que la mayoría de las personas estaríamos de acuerdo en el mutuo respeto, la tolerancia de la diferencias, las afinidades filosóficas, entre otras.

Dada nuestra condición de individuos, de seres únicos, que podemos percibir la misma realidad de maneras diversas, el conflicto en ocasiones resulta inevitable; pero la manera cómo lidiamos con él, es lo que marcará la diferencia; ver las discrepancias de opinión como lo que es en realidad, sólo eso, sin generalizaciones, respuestas aireadas, personalizaciones, juicios o ejercicios de poder. Aprender a escuchar verdaderamente, a comprender el punto de vista del otro y a debatir en forma argumentada, nos ahorraría mucho malestar, confusión y desgaste inútil.

Lucy Roldán Palacio
Psicóloga, M. D

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido.