La atención es prerrequisito del aprendizaje – La Revista

La atención es prerrequisito del aprendizaje. Se va desarrollando a lo largo de la vida, a medida que madura el cerebro.

atencion y aprendizaje

 

La atención

Es una capacidad que se va ampliando con el tiempo. En la infancia es apenas de segundos, y en la adultez llega a máximo una hora, “y algunos autores dicen que no más de 20 minutos”, aporta la psicoterapeuta Lucy Roldán Palacios. Es un rango relativamente corto que exige que usted se abstraiga voluntariamente de todo lo que lo alejan de su objetivo. ¿Cómo lograrlo?

 

Entrene su mente

La atención, indica Roldán, tiene tres fases: 1. Orientar los sentidos hacia la actividad que está pensando en realizar, dejando de lado todo lo que pueda interferir con esa meta. 2. Seleccionar una parte de la información, con la cual va a trabajar, por sobre los datos externos (ruido, mensajes de otras personas) e internos (emociones, preocupaciones, incomodidad física). 3. Sostener la atención por un periodo determinado. Mientras menos objetos haya que atender, mejor será el resultado. Limitar las fuentes de estimulación externa.

 

También es importante conocerse. Los rasgos de su personalidad deciden si podrá funcionar con mayor o menor estimulación cerebral. Los introvertidos, ejemplifica Roldán, no requieren demasiada estimulación del medio para concentrarse. Pueden armar un rompecabezas de mil fichas, mantenerse enfocados y estar contentos. Los extrovertidos, en cambio, necesitan espacios de atención más pequeños y descansos más frecuentes. “Cada persona puede encontrar lo que se ajuste más a su estilo y funcionamiento mental”.

 

La motivación es otro factor de peso. ¿Por qué un niño tiene dificultades para mantener la atención durante 30 minutos de clase, pero no para una hora de videojuego o 90 minutos de fútbol? “Tal vez su manera de aprender es haciendo y obteniendo respuestas inmediatas”, dice Roldán. Los juegos de mesa entrenan la atención de niños y adultos. Si se añade la motivación de ganar, mejor. Busque actividades que le gusten y requieran la intervención de todos los sentidos. Conozca si en su caso es el silencio o el ruido de fondo lo que le ayuda a enfocarse.

- ENCANTO TECNOLÓGICO

Lo llamativo de los dispositivos electrónicos puede ser un enemigo de la atención. “Es muy difícil ignorar el sonido del teléfono, así sea un mensaje de texto”, comenta Roldán. “Está diseñado para que uno reaccione, es casi tan provocador de una respuesta como una alarma. Uno se dispone a responder”.

La tecnología, además, nos lleva a la inmediatez de la respuesta. Puede haber frustración por la falta de respuesta pronta o error por falta de reflexión al contestar. La atención se puede perder cada vez que aparezca un nuevo estímulo, aunque sea por unos segundos. Si usted quiere ser tener un tiempo más productivo, use el modo vuelo o silencio para su teléfono. No abra más de tres ventanas en la computadora mientras trabaja. Cree un ambiente libre de distracciones.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido.