Aprendizaje

“Renuévate completamente cada día; hazlo de nuevo, otra vez de nuevo, y siempre de nuevo”.
– Proverbio Chino –

Si hay algo en lo cual el ser humano experimente más el sentido de un proceso invariablemente en dirección hacia adelante, es en el hecho mismo de aprender. Nunca se aprende menos.

Nacemos con la potencialidad para todo, pero hasta las acciones más simples, las tenemos que aprender. Aunque existen diferencias individuales en la forma cómo lo hacemos, habilidades específicas y métodos que lo facilitan o no, lo cierto es que cualquier cosa puede ser aprendida si contamos con unas condiciones motivacionales básicas.

Es importante considerar quién y cómo transmite la información. Tenemos más posibilidad de aprender si confiamos y respetamos el modelo, y si la manera cómo ese conocimiento, resulta oportuno o nos impacta. La experiencia emocional, el agrado, posibilita la buena recepción, la recordación y las acciones subsecuentes.

También es primordial la actitud de quién recibe; quizá la más importante sea la apertura continua. El valor de aprender está justamente en la dinámica de disposición, revisión, crecimiento y aplicación constantes. Lo aprendido “no se lo quita a uno nadie”.

Lucy Roldán Palacio
Psicóloga, M. D.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido.